15 de diciembre de 2013

El arte de la concisión

El arte de escribir es el arte de acortar, decía Chejov. Algo similar nos enseña Stefan Zweig en "El mundo de ayer", su autobiografía. Además de ser un protagonista de excepción de la primera mitad del siglo XX, es un escritor con una pluma tan certera, que no sorprende el éxito que ha tenido y siguen teniendo muchas de sus obras.

Dedica unas páginas a explicar el proceso de escritura en sus libros. No tienen desperdicio. Algunas citas que me han gustado:

Descubrir una frase, incluso una palabra, cuya ausencia no disminuiría la precisión y a la vez aumentaría el ritmo.
Y para los que quieren llenar páginas y páginas, sin orden ni concierto, ésta otra:

Recuerdo una ocasión en la que me levanté del escritorio especialmente satisfecho del trabajo y mi mujer me dijo que tenía aspecto de haber llevado a cabo algo extraordinario. Y yo le contesté con orgullo: 
-Sí, he logrado borrar otro párrafo entero y así hacer más rápida la transición.

El ritmo, la brevedad, la sustancia:

Saber limitarme preferentemente a las formas más concisas, pero conservando siempre lo esencial.
De momento, lo dejamos aquí, para no ser incoherente con el artículo. Pero recuerda: "lo mejor de lo que se escribe está en la imaginación de quien lo lee", como dijo Mónica Fdez. Aceytuno, periodista y excelente divulgadora de la Naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario