4 de enero de 2014

Rafa, el sobrino de Toni

De Rafa está todo dicho, de momento. Pero el que habla de verdad es su tío Toni. He leído varias entrevistas suyas en los últimos años; no muchas, porque intuyo que no le gusta ser protagonista y está más cómodo en un segundo plano. Pero cuando aparece, llena la pantalla. Maestro del tenis, como es lógico, pero sobre todo maestro de la vida misma, con un sentido común aplastante y con las ideas llamativamente claras.


Jotdown hizo una magnífica entrevista a Toni en 2013. Larga, muy larga, como todas las que publica este magazine cultural. Copio algunas respuestas magistrales.


Cada cosa en su sitio
En muchas charlas digo lo curioso que es que demos tanta importancia al deporte.
Especiales en esta vida, realmente, hay muy pocos. Normalmente no están dentro del grupo de la gente que tiene éxito.
Me extraña que haya gente que convierta en un ídolo a alguien por pasar bien la pelota.

Pasión y esfuerzo
Cuando ves que el bueno se te escapa, dices «ya está, este me va a ganar». Creo que es fruto una sociedad en la que estamos menos acostumbrados a luchar que antes.
Cuando Rafael era pequeño, intentaba que tomara de Jimmy Connors la pasión. Connors lo demostró porque jugó hasta los treinta y nueve años a un muy buen nivel, le gustaba el tenis, le gustaba competir, y se apasionaba en lo que hacía. Creo que es siempre bueno ver a gente apasionada.

Saber estar
Educación, dar los «buenos días». Esto está desapareciendo, no en el circuito profesional de tenis, sino en todos los ámbitos. Hubo un año en que al subir en el ascensor del torneo de Australia contaba las veces que me contestaron el saludo… una o dos veces durante diecisiete días.
En ningún deporte, en ninguna cosa de la vida me gusta que le vaya especialmente bien a la gente incorrecta. Me gustaría que ganasen los correctos, siempre.

Y cómo no, humildad
Sí, creo que va a haber otro Rafael Nadal aquí en España. No sé cuándo, pero si ha habido uno, puede haber dos.
No estoy suficientemente preparado como para que me guste la ópera o la música sinfónica, creo que esto exige una preparación al oyente, y yo no la tengo.

Una perla al final de la entrevista. La pregunta es sobre Urdangarín. Lo típico, lo que se lee, lo políticamente correcto, es poner el grito en el cielo, hablar de la corrupción, etc. Toni Nadal sorprende con una respuesta pausada, sin echar leña al fuego, con cautela, sin juzgar antes de tiempo. Olé o match point, como prefieras.

No sé, creo que está viviendo un calvario. No me gusta opinar de cosas que pueden hacer daño gratuitamente. Si ha hecho todo lo que parece ser que ha hecho, una pena que se aprovechara del cargo, pero no lo sé. No sé hasta qué punto es todo cierto lo que sale, vamos a esperar y ojalá que… yo prefiero pensar que la gente es buena. No hago nunca leña del árbol caído y no me alegra ver a gente que lo pasa mal, incluso los que han hecho algo que no esté bien. Si lo ha hecho, tendrá que responder de sus actos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario