15 de mayo de 2014

Comunicar es cosa de dos

El valor de la comunicación crece y crece en nuestros días. Es lógico que sea así, ya que la sociedad actual está llena de ruido y hace falta un gran dominio de las herramientas de comunicación para que nuestra voz, nuestro mensaje llegue al público deseado. Y no es fácil, en absoluto.

Un exceso de afán por comunicar, por llegar antes y mejor, por situar tú mensaje por encima del resto, puede ser un error de principiante. La verdadera comunicación no grita, no avasalla, no es autoritaria ni busca vencer a toda costa. No te olvides, comunicar siempre es cosa de dos.

Te dejo, por si te sirven, algunos consejos para que tu mensaje sea compartido, para que el diálogo sea real y no una pantomima, para que el protagonista sea siempre nuestro interlocutor:

1. Pregunta, pide consejo y ayuda. Y no me refiero a preguntas retóricas. Preguntas abiertas al cambio.

2. Utiliza los puntos suspensivos. No cierres el mensaje, deja puertas abiertas. Estás hablando con personas, que piensan y deciden por sí mismas.

3. Responde rápido y con interés, de verdad, y no porque "es lo que dictan las reglas del manual de la comunicación interna".

4. No transmitas siempre el mensaje que tú, y a veces solo tú, quieres transmitir; intenta satisfacer siempre a tu público con lo que realmente espera.

5. Elimina, o al menos baja el tono institucional, esos tiempos han quedado atrás. Hoy es necesario un estilo directo, personal, cercano, sin caer en la vulgaridad.

6. ¿Tienes unos canales claros para que el público intervenga? ¿Actúas con rapidez? Lo primero que se te pide es siempre rapidez. Más de 24 horas para una respuesta es una eternidad.

7. Huye de palabras y expresiones vacías y lugares comunes. Tu empresa, como todas, es siempre innovadora, con una excelente atención al cliente y unos profesionales comprometidos. Eso no aporta nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario