3 de mayo de 2014

El mejor titular del mundo

Así nos debemos plantear la escritura hoy día, al menos en internet. O el titular es memorable, o es muy posible que pases desapercibido... por grandes ideas que contenga tu post, artículo, tuit, etc.

No hay tiempo para explicaciones; hay que capturar la atención como sea y ya. No debería ser así, de acuerdo. Pero hemos llegado a este punto en un mundo de continuos bombardeos informativos, de redes sociales que intentan engancharnos, enredarnos, abrumarnos.

Es tiempo de pillos, de creativos, de titulares atractivos, de cuidar las primeras palabras para atrapar, literalmente, a cualquier potencial lector. No es suficiente un contenido excelente; hace falta llamar la atención, conseguir que la mente del público se entusiasme con nuestro reclamo. Dedica tiempo a pensar tu titular, tus primeras frases. Nunca mereció tanto la pena.

En mi opinión, los titulares deben reunir algunos de los siguientes puntos:

1. Busca la diferencia.
No hagas lo que todos, no te dejes llevar por el momento. Ten un punto de contradicción, de crítica continua, de buscar un ángulo distinto. Pregúntate: esta noticia, este hecho, ¿cómo lo darán los demás? ¿Y yo, para ser diferente?

Diario brasileño, que "descabeza" a todo un equipo.


2. ¡Sorpresa, sorpresa!
Tiene relación con el atributo anterior. Cambiar de estilo, utilizar un lenguaje a veces inusual, etc. Como es lógico, no podemos abusar de la sorpresa, pues dejará de serlo.

3. Humor... siempre que puedas.
Nunca falla si no se cae en lo zafio, despectivo o vulgar. La ironía es siempre una buena vía para acceder al interés de nuestros lectores. Siempre queremos reírnos, ver o escuchar temas divertidos, no lo olvides.

4. Despierta la curiosidad.
Abre la mente del lector, hazle ver lo que se pierde si no sigue leyendo. De alguna manera, el mundo se mueve por la curiosidad...

5. Sé práctico, deja las historietas para los abuelos.
La fórmula "How to" se utiliza constantemente en Twitter para captar la atención. El "saber cómo" tiene una fuerza enorme porque seduce, ilusiona, parece llevar a descubrir la clave, la fórmula mágica de algo. Infalible.

6. Breve.
Si puede ser una palabra, mejor. Utiliza verbos inspiradores y deja abierta varias interpretaciones.

7. Personaliza. No estás hablando al mundo, estás conversando con una sola persona.
Especialmente en las redes sociales es útil dirigirse al lector de modo directo. "No pases de largo", "Te interesa", "Todo lo que necesitas saber", son llamadas personales que golpean a nuestro interlocutor.

8. Enumera, organiza. En el fondo, a todos nos gusta el orden, las cosas hechas, masticadas, fáciles.
"Las 5 mejores...", "3 trucos para...", "9 ideas para afrontar...".

9. Incluye palabras motivadoras, atractivas, asequibles, amables.
Algunas que no suelen fallar: claves, impulsar, crecimiento, valor, compartir, conseguir, alcanzar, metas, rapidez, infalible, etc.

10. Exagera. En el fondo, nos gusta.
Hay conceptos que gustan a la gran mayoría: todos, siempre, mejor, nunca, ahora, jamás, nada, "lo más", etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario