1 de diciembre de 2014

Por qué fascina Podemos

Se ha escrito demasiado sobre Podemos, y se escribirá mucho más. En este mismo blog, puedes leer el texto titulado "Podemos, aciertos y errores", de hace algunos meses.

Ahora solo quiero centrarme en los motivos primarios, básicos, de por qué resulta una apuesta atractiva a una gran mayoría de la población. No entro en el discurso, en el programa, en la estrategia, ni en los líderes de la organización.

¿Por qué fascina Podemos?

1. Generan ilusión. Ofrecen expectativas; son capaces de movilizar. Nada arrastra más que un buen ideal.

2. Te hacen formar parte de algo. Un fuerte sentido de pertenencia es como un tsunami. El orgullo de pertenecer a algo importante ayuda a trabajar con convicción.

3. Nadie necesita apuntarse a nada. Libertad, nuevas reglas, nuevo formato. Otra manera de participar en la vida pública.

4. Están contigo, con la gente, con el pueblo. ¡Son de los nuestros! Un motivo clave para ser creíble es ser cercano y compartir tus problemas, necesidades, ambiciones. El plan económico presentado esta misma semana llevaba un estudiado título: "Proyecto económico para la gente".

5. Una nueva política. Romper con lo anterior, diferenciarse en lo básico. No crear confusión. Aprovechar al máximo la idea común -tan repetida por ellos mismos- de que muchas personas 'no se siente representados por los políticos actuales'.

Y dos frases más, extraídas de simpatizantes de esta formación, que resumen dos ideas atractivas para tanta gente:

La sede de Podemos es cualquier esquina. Con esta idea se consiguen dos objetivos: están a pie de calle -donde está la gente-, y proclaman la ruptura con los partidos tradicionales: no sedes, no formalismos, no institución.

Podemos es toda la gente que se siente Podemos. Caben todos, cada uno a su manera. Remarcar la importancia del sentimiento.